Historia y personajes

Historia del municipio

La presencia del hombre en el territorio lenense, se constata desde el neolítico, tal y como muestran los yacimientos mineros de Rospaso y la necrópolis megalítica de L'Altu la Cobertoria. La estratégica situación geográfica del Concejo de Lena/L.lena, como PUERTA DE ASTURIAS ha marcado el discurrir histórico de su territorio.

La Vía Romana de La Carisa formando parte del itinerario de La Ruta de la Plata puede tomarse como primer episodio de esta secuencia histórica, siendo este camino de origen prerromano, una de la vías de penetración de la legiones del Impero Romano en Asturias, las cuales llegaron incluso a establecer un campamento en el denominado Castiel.lu (campamento más alto del Imperio, a más de 2000 metros). Vestigio también de la ocupación romana es la Villa Mamorana a la que pertenecen un impresionante mosaico, datado de la época bajoimperial (siglos IV y V), hoy custodiado en el Museo Arqueológico de Asturias.

La monarquía asturiana también dejo su impronta en el concejo con la iglesia prerrománica de Santa Cristina de Lena, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985, erigida a mediados del siglo IX dentro del periodo ramirense del arte asturiano. Sin embargo, a pesar de contar con tal insigne testigo de la historia pocos son los datos conocido sobre la alta edad media en el concejo a no ser la existencia de pequeños centros monásticos y la articulación del espacio en dos territorios definidos por los valles del Payares y el Güerna. Ya en el siglo XII asistimos a la consolidación de las estructuras feudales con la formación de los grandes dominios del monasterio de Santa María de Árbás y la Iglesia de Oviedo, que contarán con estratégicas heredades en la zona, como los cotos de Payares y Campumanes de gran importancia para el tráfico comercial. Precisamente es en este momento cuando nuevamente la naturaleza de lugar de tránsito del concejo de Lena se vuelve a ponerse de manifiesto al estar atravesado por el ramal del Camino de Santiago que desde León llevaba a Oviedo a través del puerto de Payares para responder al dicho popular según el cual ¿quien va a Santiago y no al Salvador visita al criado y deja al Señor¿. Una vía de comunicación que facilitaba no solo el tránsito de peregrinos, para los que se construyeron albergues y hospitales, sino también de comerciantes y mercancías desde la costa asturiana a la Meseta.

En 1266 el rey Alfonso X el Sabio dentro de su política de repoblación otorga la Carta Fundacional de la Puebla / La Pola de Lena / L.lena con el fin de establecer en la zona un centro económico y administrativo organizador del poblamiento rural de la zona. La nueva Pola fue dotada entonces de un vasto alfoz en el que se integraron diversos territorios que incluía los actuales términos municipales de Lena y Mieres, por lo que fue conocido como El Conceyón, se le concedieron los privilegios del fuero de Benavente y fue favorecida con la instauración de un mercado semanal.

Desde la fundación de la puebla y su alfoz las tensiones entre el poder concejil y los dominios señoriales de la Mitra (el coto de Payares y Campumanes) fueron constante dada la situación estratégica de estos enclaves en las rutas comerciales y la riqueza de sus bosques y pastizales. Los conflictos entre ambas instituciones se prolongaron hasta mediados del siglo XVIII cuando finalmente se produjo la unificación administrativa incorporando los territorios de las jurisdicciones eclesiásticas al concejo de Lena que alcanzó entonces su mayor desarrollo. Fue precisamente a finales de esta misma centuria cuando, con el respaldo de Jovellanos y Campomanes, el puerto de Payares fue elegido como principal paso de la cordillera Cantábrica en sus comunicaciones con la Meseta, dando comienzo las obras de la carretera en 1771, si bien no se concluyó hasta sesenta años después, en 1834.

Los siglos XVIII y XIX fueron tiempo de agitación y cambios. En 1.809 las tropas napoleónicas entraron en Asturias por el Puertu Payares, llegando a la capital del Concejo, donde tuvieron lugar violentos disturbios. En 1.836, por la Real Orden de 14 de abril, El Conceyón llega a su fin con la creación del Ayuntamiento de Mieres escindido del de Lena / L.lena, que adquirió en esos momentos la configuración territorial que mantiene hasta la actualidad. Esta segregación, llevada a cabo no sin fricciones, comportó una notable transformación para La Pola, que vió mermadas sus funciones administrativas centralizadas en la cada vez más pujante Villa de Mieres. El desarrollo y la industrialización llegaron entonces al concejo, transformando las hasta entobnces formas de vida tradicionales, eminentemente agrícolas y ganaderas. La siderurgia, la minería y la inaguración del ferrocarril por el Puertu Payares una de las líneas más problemáticas de España, trajeron al concejo nuevos aires de progreso y las ideas del movimiento obrero.

La Revolución del 34 y la Guerra Civil tuvieron nuevamente en el concejo de Lena uno de sus principales escenarios dentro en el panorama asturiano. El puerto de Payares, de gran importancia estratégica, pronto se fijó como objetivo primordial de las fuerzas nacionales, sin embargo, la mayor parte del concejo lenense, enmarcado en la zona leal a la Republica, no pasó a manos nacionales hasta octubre de 1937. Finalizada la Guerra Civil la actividad minera se convirtió en motor de la economía del concejo, siempre apoyada por la ganadería y agricultura de subsistencia, hasta que la crisis del sector en los años 70 la relegaron a una actividad residual. Hoy en día las comunicaciones, la industria y el sector servicios ocupan a la mayoría de sus habitantes, no sin por ello dejar de lado sectores tradicionales como la ganadería.

 

Personajes ilustres del concejo de Lena

Vital AzaEn casi todas las épocas hay personalidades vinculadas de alguna forma al concejo de Lena, figuras que destacaron en distintas facetas (militares, políticos, escritores, pintores, investigadores, etc., bien por haber nacido o vivido temporadas aquí o bien por sus lazos familiares o afectivos.
En la Edad Media ya se citan diversos personajes que participaron en distintas guerras, como Ramiro Fernández Lodo y Hernán Pérez del Pulgar, al lado de los Reyes Católicos en la conquista de Granada; el capitán de navío Gonzalo Bayón en la conquista de La Florida y Juan de Llanes en las campañas del Gran Capitán. 

 

En el siglo XVIII destaca Francisco Antonio Bernaldo de Quirós y Benavides, que luchó al lado de Felipe V, pero sobre todo se debe resaltar su faceta literaria, posiblemente fue el primer poeta lenense que haya escrito en lengua asturiana, y hasta es elogiado por el propio Feijoo. Si bien desconocemos si nació en el Concejo de Lena, si sabemos que vivió en La Pola, entre finales del siglo XVII y principios del XVIII. Solamente se ha conservado una mínima parte de su obra recogida enPoesías selectas en dialecto asturiano, Oviedo, 1839.

También hay que hacer mención a Francisco Antonio Bernaldo de Quirós y Benavides (REPETIDO?), escritor y político nacido en La Pola, a finales del siglo XVIII, miembro de la Junta General del Principado de Asturias y representante de Olloniego y Lena/L.lena, sobre todo en temas agropecuarios.

Felix G. Nuevo SantamarinaHubo un grupo numeroso de lenenses, sobre todo del Valle del Güerna, que durante los siglos XIX y XX, sobresalieron en la carrera eclesiástica, sobre todo dominicos. Entre los más conocidos cabe citar a: Fernando Blanco Lorenzo, obispo de Ávila y Valladolid, el Padre Barbado, obispo de Salamanca, el Padre Ramón Sarabia, el Padre Manuel Suárez, o el Padre Gafo, que llegó a ser diputado a las Cortes durante la II República.

En el campo de las letras, hay una serie de personalidades destacadas como:

Ramón Menéndez Pidal,
aunque nacido en La Coruña, era oriundo de Payares. Ilustre filólogo de reconocido prestigio mundial cuya figura se halló siempre vinculada a Lena. Así en 1946 se inauguraba la biblioteca pública que lleva su nombre y no pudiendo asistir envió unas cuartillas que comienzan diciendo: "Este concejo de Lena, la tierra de mis padres y de mis abuelos, la tierra que guarda en sus valles y en sus montañas los gratos e imborrables recuerdos mi infancia..."

Vital Aza,
poeta y comediógrafo lenense de gran relevancia sobre todo a finales del siglo XIX, cuya obra y documentación manuscrita y fotográfica el Ayuntamiento de Lena ha ido recopilando hasta casi completarla. El teatro y una de las calles principales de La Pola llevan su nombre. Su fama trascendió hasta los Estados Unidos donde se toma como modelo para las clases de español, por la sencillez de su lenguaje. Este médico de vocación literaria nos dejó una densa obra poética, la llamada poesía festiva: Todo en broma, Ni fu ni fa, Broma y más broma, Pamplina, etc. y teatral, el teatro cómico: El sombrero de copa, La Praviana, La rebotica, El rey que rabió ,etc. Su intención era divertir y entretener.

Juan Menéndez Pidal,
oriundo de Payares, como su hermano Ramón Menéndez Pidal, poeta, investigador, político y bibliotecario, escribiría la monografía histórico-geográfica Lena, que se incluye en la obra Asturias de Bellmunt y Canella.

José Manuel CastañónEn pleno siglo XX, tenemos que mencionar a:

Daniel González-Nuevo Zarracina,
nacido en 1899, este maestro y Perito Mecánico, de gran inquietud, se dedicó plenamente a la investigación folklórica, cuyos trabajos publicaría en distintos periódicos de Asturias y Cantabria, y en La Revista Lena, aunque nunca fueran recogidos en una obra. Estudioso de la tradición, escribió sobre los zamarrones, los filandones y esfoyazas, los bailes tradicionales asturianos, la danza prima, llegando incluso a escribir la zarzuela Ya se van los quintos madre.

Manuel Pilares,

Seudónimo de Manuel Fernández Martínez, fallecido en 1992, fue minero, ferroviario, maestro, periodista, poeta, cuentista (Los cuentos de la buena y la mala pipa), autor de novelas cortas, y en los últimos años dedicado a escribir series de televisión y guiones cinematográficos, llevados al cine por Fernando Fernán Gómez o Jaime de Armiñán, (La vida por delante, La vida alrededor), o El Andén con el director Manzano. Viajero constante, siempre estuvo vinculado a Lena. El Ayuntamiento ha recopilado en el libro titulado Relatos todos sus cuentos incluyendo algunos inéditos.

José Manuel Castañón de la Peña,
hijo predilecto de Lena / L.lena, fallecido en junio de 2001. Este agogado por devoción y escritor por vocación, viviría entre las dos orillas exiliándose voluntariamente, al no estar de acuero con el trato que se les daba a los vencidos de la Guerra Civil. En tierras venezolanas publicaría la gran parte de su obra. Un quijote sin soldado, como él mismo se definía, era sobre todo una buena persona. En los últimos años de su vida recibió emotivos homenajes. Se ha recopilado parte de su obre en tres volúmenes como por ejemplo: Moletú Voleyá, Bizana Roja, Bezana Azal, Entre dos orillas, Cuba habló conmigo,...Siempre vinculado a su tierra, solía pasar breves temporadas en La Pola. Amigo de sus amigos, no se le ovidó que era de Lena / L.lena.

Jesús Neira Martínez,
nacido en 1.906 se dedicó a la enseñanza, pimero como maestro en Lena/L.lena y depués en la Univeridad de Oviedo, de la que está jubilado. Este hijo predilecto de Lena/L.lena en 1.981, es un eminete filólogo y uno de los primeros en estudiar la lengua asturiana, autor también del primer estudio de El habla de Lena y fundador de la desaparecida Revista Lena y del Concurso Internacional de Cuentos Lena/L.lena.

José María Martínez Cachero,
aunque nacido en Oviedo, está vinculado con Congostinas, donde pasaría largas temporadas de su infancia. Catedrático Emérito de Lieteratura Española por la Universidad de Oviedo, es quizá el mejor conocedor de la obra de Clarín y autor de numerosas obras críticas sobre la literatura de los siglos XIX y XX. Es un asiduo colaborador de actividades culturales en el concejo de Lena/L.lena.